Hola

No, ni tú ni yo lo esperábamos.
En el fondo sí, pero no así.
Así, ¿cómo?
Así.

Así porque no podía ser de otra manera.
Porque mis manos echaban de menos tus lunares.
Porque la playa llevaba tiempo sin vernos.
Porque al final acabamos buscando la cama.

Y sudando.
Y durmiendo.

Y despertando de repente.
Saliendo con prisa.
El último autobús se escapa.

Pero siempre llegamos a tiempo,
incluso llegando tarde.

Y siempre es tan nunca,
que yo prefiero más ahora.

Y que no dejes de reír,
que tu risa me alegra todo.
Que en tus ojos nos veo el reflejo
y son tan bonitos
que de únicos son sólo tuyos.
Y míos a veces.

Que te quiero
y ya lo sabes.

Que ya era hora.

Hola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s